Cruella (2021)

En México le pusieron La Noche de las Narices Frías (1961) a la película de Disney, adaptación de la novela One Hundred and One Dalmatians, novela de 1956 escrita por Dodie Smith… que es una película para niños.

Durante toda su historia, las historias de Disney, al menos las clásicas, responden a una visión del mundo maniquea, donde los buenos son buenos porque sí y los malos lo son por la misma razón. Ante la escasez de nuevos personajes y por lo mismo, historias frescas, hay una rama de Disney que ha optado por el revisionismo y si la filial, Marvel, encontró una gran joya en un personaje de segunda línea como lo era Iron Man en las historietas ¿qué tal si le rascamos a los personajes clásicos a ver qué encontramos?

Por otro lado está la reinterpretación de los clásicos animados en el llamado live action (es decir, con personas) y cuando la idea anterior y esta se juntaron, consiguieron Maléfica (2014) donde le buscaron al origen de la bruja mala de La Bella Durmiente (1959). Gracias a hacer tridimensional al villano y claro, al atractivo de Angelina Jolie, a la película le fue bien.

La exageración está presente, pero estas escenas saturadas no son las protagonistas de la película.

En 1996 Disney hizo el live action de 101 Dalmatians, con Glenn Close como la villana, Cruella de Vil. No pasó nada ni con la película ni con Close, quien llevaba el primer crédito en la película porque, la verdad, sin ese villano no se puede construir la historia… y así llegamos a Cruella (2021) en donde Emma Stone da vida a la villana.

Iba yo sin expectativa alguna, solo con una gran duda por delante ¿qué habrán hecho? y lo primero que debo decirles es que el soundtrack de la película vale la pena. Toda la lana que el estudio se gastó en los derechos para las canciones de los Rolling Stones, Blondie, The Clash, Nina Simone y Supertramp valieron cada nota.

La película cuenta la historia de Cruella de Vil desde que se llamaba Estella, ya que Cruella es el nombre que adopta para su parte llamémosle oscura, pero también vibrante y disruptiva. Y en esta historia se topa con quienes serán sus cómplices, interpretados por Joel Fry y Paul Walter Hauser, quienes transitan de cliché a cliché… con gran éxito.

Los bandidos chistosos acompañados de animalitos son en sí un lugar común, pero al agregarles habilidad y seguridad a la mezcla, resultan en personajes bien redondeados que dan muy buen apoyo a Emma Stone, de por sí genial, en personaje esquizofrénico.

Así como a Glenn Close le adaptaron de la caricatura, a Stone la reinterpretaron para el Siglo XXI, con un buen diseño (a ratos exagerado, con lugares comunes, pero bien resuelto en el contexto) y un diseño de producción extraordinario.

Como verán, la película me gustó mucho, no a pesar de los lugares comunes sino precisamente por ellos (los ‘bandidos’ llegan a una fiesta disfrazados de fumigadores ¡a una fiesta de gala!, totalmente fuera de lugar, pero al hacerse acompañar de un perro chihuahua disfrazado de rata, el asunto por lo ridículo funciona).

Obviamente nadie espera ver en Cruella una película de arte, realismo en los detalles del Phanter de Ville 1974, hay que entrar en cierta convención para disfrutarla y al menos a mí me llevaron de la mano por ella y la disfruté enormemente… y en los detalles que seguramente hubo algo que no me gustó, pusieron una rola increíble….