Buenas noches Joaquín

Quizá fue la influencia de tanto y tanto refugiado sudamericano que llenaba los departamentos alrededor del nuestro lo que propició que llegaran a mis manos los libritos recopilatorios de las tiras de Mafalda que en México traía Ediciones la Flor.

Esto fue a mediados de los años 80, cuando la tira tenía poco más de diez años de no publicarse periódicamente en Argentina.

Para mí fueron tiempos de aficionarme a las tiras cómicas y las historietas. Me hice fan de Mafalda por un lado y de Boogie el aceitoso por el otro… lo que se extendería a volverme fan de Roberto Fontanarrosa y Joaquín Lavado ‘Quino’… que se convirtió en amor por el género de la tira cómica, la historieta, la caricatura, los moneros y los cómics.

En la secundaria, no sé por qué magias, me dio por atiborrar mis cuadernos de dibujos de Manolito. Simplemente un día traté de dibujarlo y salió… y me seguí todo el año.

Al terminar el siglo pasado el libro Todo Mafalda y Mafalda Inédita, revivieron mi interés por el personaje creado por Quino. El primero era la compilación de todos los tomos que de tan leídos, se habían deshojado o de plano perdido entre tanto libro y el segundo era una bocanada de aire fresco pues Mafalda Inédita es el rescate de las tiras que ‘no cabían’ en los libros, ya sea porque no estaban chistosos o porque no se entendían sin el contexto de la época.

En este último libro se pueden leer las últimas tiras de Mafalda, cuyos personajes se despiden amistosamente de los lectores, para darle descanso a su autor. El mito de que al personaje lo atropellan es pues, un mito.

Afortunadamente en la librería Gandhi -y luego en El Sótano- pude conseguir más obras de Quino, que no dejó de trabajar y me parece que en conjunto, fuera de Mafalda hizo su trabajo más fino.

De apreciar este arte de la tira cómica se me abrió claro, el mundo, a Shultz (los primeros años de Peanuts son una verdadera maravilla), Calvin y Hobbes y de ahí a la novela gráfica, donde he descubierto artistas dentro de nuestras fronteras como por ejemplo, el gran Bef. Obvio fue el primer peldaño para descubrir otros tantos caricaturistas como a Trino, Jis, Magú, Helioflores y los libros de Ríus.

Entre todos ellos, claro, Quino es un genio. Transmite ideas que serían imposibles en otro medio… si bien han tratado de animar sus cartones e incluso su Mafalda, no da resultado… no se puede superar el trazo.

Hoy por la mañana me enteré de la muerte de Quino, echando ojo me di cuenta que hay un montón de libros de él que no compré nunca -fuera de Mafalda, claro está- e incluso un documental llamado Buscando a Quino que no he visto.

Me los iré dosificando, claro, a medida que pueda…