71 mil muertos

Parecía otra epidemia lejana, como las africanas o las mismas chinas, cuyos números de contagios y muertes veríamos entre las últimas notas de los noticieros que al poco de unas semanas dejarían de hablar del asunto.

Pero no, la capacidad de la Covid19 para viajar y hacerse presente en casi todo el mundo nos advirtió que el virus llegaría a México. Tan pronto como febrero de 2020, ya muchos sabían de la certeza del Coronavirus llegando a México, era solo cuestión de tiempo.

Muy a la manera del gobierno federal, lo primero que se hizo fue organizar conferencias de prensa. Hablar y hablar mucho, se comenzaron a contratar médicos y a comprarles equipo de tercera para estar protegidos. Si algo hizo bien el gobierno fue armar una red de hospitales para atender los casos más serios de la enfermedad, pero no hizo nada para impedir la propagación del virus.

‘En un escenario catastrófico llegaríamos a 60 mil muertos’, dijo Hugo López-Gatell, mientras preparaban los hospitales y a los médicos, cuando se inauguraron las ‘jornadas de sana distancia’, que no fueron nunca obligatorias. No se cerraron las fronteras, al contrario, fueron los americanos los que nos querían cerrar la puerta… no se hizo obligatorio el uso del cubrebocas, únicamente se hizo una caricatura de Susana Distancia que nos ‘invitaba’ a mantenernos en casa.

Claro, los que pudimos quedarnos en casa nos quedamos en casa, pero siempre a costa de quien saliera -arriesgándose- a traernos el súper, el mercado, las pizzas y hasta el vino para las catas. La pequeña burguesía y la clase alta nos mantuvimos a salvo mientras que el pueblo, aquél que Andrés Manuel dice que manda, que se jodiera.

Tan mal hizo su trabajo el gobierno federal que para que a uno le pudieran hacer una prueba de Covid19, tenía uno que pagar, mínimo 3 mil pesos… y claro, los que tenían que salir, el que nos trae las pizzas, el super y el policía que cuidaba la entrada del super, que se jodan, ellos tienen que hablar a Locatel, donde sólo si juntas un poker de síntomas te hacen la prueba.

Luego entonces, esos que sólo tenían diarrea o fiebre, dolor de cabeza y mocos, mocos y diarrea, se pusieron tan mal que se murireron sin saber de qué, porque no pudieron pagar una prueba y el gobierno se rehúso a hacerlas.

Peor aún, si juntabas el poker de síntomas y te hacías la prueba, te regresaban a tu casa… ‘regrese si no puede respirar’… si no tienes para pagar un hospital, si eres del pueblo, te jodes. Así la estrategia de ‘Primero los Pobres’, y fueron los primeros en joderse con este gobierno que se la pasó 2019 recortando dinero a la investigación científica y al sector salud.

Otro de los aciertos del gobierno ha sido trabajar como locos en asegurar que en México tengamos vacunas cuando estas existan.

La única estrategia del gobierno para contener la pandemia, las ‘jornadas nacionales de sana distancia’ terminaron justo cuando el número de contagios y muertes comenzó a elevarse con rapidez, para pasar a un sistema de semáforo cuyas reglas van cambiando de acuerdo a la necesidad económica de quien hace lobby con López-Gatell.

Seguramente los chairos que me lean preguntarán si estaríamos mejor con Peña Nieto o Calderón, no lo sé, como tampoco sé si estaríamos mejor con López Portillo o qué sería de nosotros si Alemania hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial. Peor aún, preguntarán dónde estaba yo cuando el PRI permitió todos los fraudes de Nadro, la verdad no lo sé, como tampoco sé dónde estaba yo cuando asesinaron a Anwar el-Sadat. Lo que sí é es dónde estaba Andrés Manuel López Obrador cuando el pueblo más lo necesitó y estuvo rifando un avión, haciendo un aeropuerto y defendiendo a un pirata como Salinas Pliego, que dicho se de paso, ha contribuido, al igual que Slim a su buena tanda de muertos al obligar a sus empleados a asistir a las oficinas.

De todas las omisiones del gobierno por dejar morir a los pobres, lo único que ha hecho bien es preparar la red de hospitales para que los enfermos graves no saturaran al anquilosado sistema de salud… esto y el sólo admitir a los pacientes muy graves hace que tengamos camas disponibles… y 70 mil muertos.

Hace poco me enteré que en Australia, a alguien que dio positivo a Covid19 (le hicieron una prueba porque estuvo en contacto con otro enfermo, no porque tuviera cuatro síntomas), le metieron a un hospital y le monitorearon su nivel de oxigenación durante 12 días. Aquí en México me he enterado de varios enfermos de Covid19 a quienes los hospitales rechazan porque no están lo suficientemente graves.

Y de las escuelas luego hablamos… porque ese es otra gran muestra que el actuar de este gobierno es para joder a los pobres a quienes había jurado defender.