Relentless

Antes que nada, tengo que aclarar que mi equipo, cuando hablamos de futbol americano, son los Raiders de Las Vegas (antes de Oakland, Los Ángeles y Oakland otra vez), pero desde chico le tomé simpatía a los Patriotas. Le voy a los Celtics, a los Red Sox y a los Bruins de Boston… pero irle a los Patriotas era demasiado… pero siempre sentí simpatía por ellos.

Simpatía es una palabra griega, sympatheia, que significa ‘sufrir juntos’ y solo hay que ver el historial de los Patriotas para que me entiendan… el historial alrededor de los 70, 80 y 90 quiero decir. El punto más alto fue en 1986 que llegaron al Super Bowl para ser apaleados por los Osos de Chicago.

Dicho esto, yo no vi con malos ojos cuando comenzaron a ganar. Y vi con mucha curiosidad cómo los seguidores de los otros equipos comenzaron a odiarlos ¡cosa curiosa! Mi equipo del soccer, los Pumas, eran vistos hasta antes de 2004 como un equipo que causaba simpatías… hasta que comenzaron a ganar.

Y de ahí que me llamara la atención un receptor de nombre Julian Edelman, que hizo una espectacular atrapada en el Super Bowl LI que los Patriotas le ganaron a los Halcones de Atlanta. Luego comencé a ver sus extraños videos en YouTube, con un humor que la verdad no acabo de entender… y un día me topé con un documental en Hulu llamado 100%: Julian Edelman; que cuenta la historia del jugador y la verdad está bastante entretenido.

Cuando me enteré que Julian le había solicitado los servicios a Tom E. Curran -que ha cubierto a los Patriotas para varios medios- me interesé por el libro.

Relentless no es ni la gran biografía del mejor jugador de la NFL ni la obra de literatura que les gane un Pulitzer… pero captura en algo la forma de ser de un jugador al que mil veces le dijeron que no era lo bastante rápido, que no era lo bastante alto, que estaba muy chaparro, que era muy lento, que ya tenían su posición asegurada… porque Edelman era Mariscal de Campo cuando llegó a los Patriotas donde el puesto lo tenía un tal Tom Brady.

Pero, acostumbrado a no darse por vencido -y de ahí el título- se reinventó, primero para regresar patadas y luego como receptor, que es como ha conseguido el éxito.

También es una muy buena inmersión en el equipo más ganador de la liga de futbol americano y el cómo toman ellos todo el odio que les profanan los demás aficionados.