De regreso al radio

Pasé incontables noches de mi adolescencia pegado al radio de onda corta. Tuve dos aparatos, uno enorme -que podía utilizar ocho baterías tamaño D- en donde podía escuchar no solamente el radio de onda corta, sino la onda media, banda civil y no recuerdo bien en qué frecuencias, llamadas a teléfonos celulares.

Siendo tiempos de la Guerra Fría, era muy interesante escuchar Radio Moscú, Radio Berlín Internacional y Radio Habana Cuba en oposición a Radio Martí y la Voz de los Estados Unidos de América (The Voice of America, que tenía cierto aire chic).

Estaban también la señal en español de la BBC de Londres, la eterna Radio Francia Internacional y las que me traían visiones de otros mundos; la Voz de la China Libre y Radio Brasil.

El panorama que obtuve del mundo tuvo varios puntos de vista, el mundo comunista nunca fue tan malo como retrató Radio Martí y jamás el paraíso que promovía Radio Praga, la voz de Checoslovaquia. Las noticias siempre tenían varios puntos de vista.

El encontrar otros intereses y el deterioro del aparato me hicieron olvidarme por unos años de esta afición; aunque en mis años de universidad encontré un aparato más pequeño, no retomé del todo la afición hasta que, hace poco, me encontré con un video de The Modern Rogue en que hablaban de las ‘estaciones de números’ que en la década de los 80 y 90 abundaban en la onda corta.

Gracias a este video descubrí las WebSDR (Web Software-Defined Radio), que son experimentos en que algunos ingenieros montan una antena y envían vía internet TODA la señal de la onda corta (de los 3 a los 30 MHz), esto lo montan en una pagina y ahí uno puede elegir qué frecuencia escuchar de lo que llega a esta antena.

Mi favorita de estas paginas es la de la Universidad de Trente en Holanda (curioso, mi estación favorita siempre fue Radio Nederlands) y ahí he descubierto de nuevo la riqueza cultural del mundo, las procupaciones del gobierno turco respecto a la Covid 19 -vía The Voice of Turkey– y redescubierto la posición de China respecto a la política internacional vía Radio China Internacional.

Creí que con toda la internet en el mundo, la radio de onda corta era cosa del pasado, pero el mundo es mucho, mucho más complejo de lo que se puede ver a través de un par de pantallas y he vuelto a descubrir que hay mucho más ideas de las que pobremente vemos en nuestros feeds en redes sociales.