Museo de la Caricatura

El edificio de Donceles #99 en el Centro Histórico de la Ciudad de México se está cayendo a pedazos.

Hubo un tiempo en que pensé que como se ve este edificio era como en realidad estaba el oficio de se caricaturista en México, o como se llaman ellos mismos: moneros.

Lo de moneros lo portan con gusto personajes como Jis, Trino o Rius, que hacen ‘monos’. Otros como Naranjo hacía mutis ante el calificativo, me da la impresión que a Calderón tampoco lo hace feliz el apelativo.

El caso es que siempre me han gustado las caricaturas de los periódicos y revistas. Recuerdo que de chico aprendí que con una repasada a las caricaturas políticas y leyendo los encabezados ya uno podía darse cuenta de cómo estaba el ambiente en el país. Es sorprendente lo dispar que era (hablo de los 70 e inicios de los 80) el periodismo, mientras los diarios y la tele replicaban lo que decían los funcionarios (el cuento de que las buenas noticias cuentan), los caricaturistas eran críticos, duros, a veces implacables.

MuseoCaris00

Con la llegada de la democracia durante el Foxismo e incluso con Calderón fue más fácil hacer crítica que cuando el PRI. He escuchado a Jis y Trino -que no son políticos- que ya a su oficio se lo cargó pifas. ¿Y saben qué? Basta pasearse por una de las salas de Donceles #99 para darse cuenta que no, que la caricatura apremia y es necesaria.

Más que eso, aterra.

Aterra ver cartones de 2011 hablando del gasolinazo, da miedo que hace cinco años los caricaturistas acusaban a Duarte de asesino y de ratero, desilusiona que la crítica de Rogelio Naranjo de los 80 es la misma válida hoy. Muchos caricaturistas podrían reciclar sus cartones, porque tienen hoy tanta validez que la tuvieron hace 10, 15 ó 50 años. ¡Viva el PRI!

Las salas están bien pensadas, pero le falta mantenimiento al lugar. A cambio, hay un grupo de caricaturistas trabajando ahí y le pueden hacer a uno un retrato -o algo parecido- que dan una idea de lo que es utilizar con habilidad la tinta y el papel… pero lo que he encontrado que habla mejor de este trabajo es el hacer un mono diario, que diga algo, que sea una opinión informada… hacerlo una vez cada seis meses tal vez, pero diario, no cualquiera… y diario durante décadas, dejando huella, muy pocos.

MuseoCaris01

Luego está una sala especial dedicada a Trump, solo para mostrar la vitalidad del gremio (y que tenemos problemas nuevos, además de los que nos creamos nosotros solitos).