El Clan (2015)

El problema con las dictaduras es que, al no haber otras opiniones a las oficiales, quien esté dentro del régimen tendrá carta libre para hacer lo que quiera, no importa que rompa de tal forma el tejido social, cosa que al final será lo que haga caer al régimen. El problema de la dictadura argentina no fue diferente y El Clan, refleja uno de los problemas de las dictaduras latinoamericanas: la impunidad (que luego, en la democracia, degeneró en la corrupción, del que la impunidad es solo un producto secundario).

El actor argentino Guillermo Francella interpreta a Arquímides Puccio, quien fuera miembro del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea Argentina, parte de esa joya de las fuerzas latinoamericanas que se dedicaron a desaparecer, asesinar e incluso a extorsionar a los que estaba en contra del régimen militar, en este caso en Argentina. El problema de Puccio y algunos de sus amigos fue que, al llegar la democracia, se quedaron sin trabajo.

Con sus amigos al frente de las instituciones policiacas, Puccio decidió incursionar al sector privado y en lugar de secuestrar a personas incómodas al régimen, secuestró gente para pedirles dinero para su provecho personal. El problema con Puccio es que la gente que secuestraba para el régimen pues la mataba y en la iniciativa privada no ajustó su operación y lo dejó así aunque ahora tenía un plan de negocios.

La película es una introducción íntima a una familia de verdad disfuncional, en la que se reúnen para cenar, hacer la tarea y platicar de los acontecimientos del día mientras en uno de los baños tienen encadenado a un secuestrado.

Clan01

La esposa de Puccio, dos hijos (uno de los cuales es estrella de rugby local), y dos hijas, son una familia si bien no ejemplar, de lo más normal del mundo. Puccio tiene un negocio de embutidos que luego transforman en una tienda de productos deportivos, aprovechando la popularidad de Alejandro, el hijo mayor (interpretanto por Peter Lanzani, quien parece dibujado por Fontanarrosa).

Y claro, el hijo mayor le entra al asunto de los secuestros y toda la familia sabe de de dónde viene el dinero -que viven de forma modesta, eso sí- pero como es una familia decente y con valores de eso no se habla en la mesa. Las mujeres de la casa no saben ni a quien tienen de huésped.

Para quienes no conocemos la historia de la familia -son como esas historias locales que tienen los países, que uno no va presumiendo cuando sale de visita- la película va dando giros muy bien relatados, de forma lineal porque el director, Pablo Trapero, no se mete en líos.

Para una sociedad como la mexicana, el tema de los secuestros no es ajeno, tampoco la complicidad de las autoridades, pero la mirada al interior de una familia que a esto se dedica es nueva y es parte de todo esto que están haciendo los argentinos con su cine. Tengo todavía pendientes un par, ya les conté de El Secreto de sus Ojos e incluso de la francesa Un Hombre de Altura (un remake de una película argentina).

Esta la vi en en el avión porque en cine (donde vi los avances, se me pasó). Cuando vi que Delta la tenía entre sus opciones no dudé en ponerla y nuevamente en cine argentino me entregó un gran producto.

Clan02