El reloj inteligente

No recuerdo por qué, pero hace alrededor de diez años, dejé de usar reloj. Fue una mezcla de no tener un modelo que me gustara, que me lo quitaba para escribir y que Jean-Claude Biver me hizo notar que el teléfono daba la hora de forma más exacta, que dejé de usarlo.

Estuve pensando mucho regresar a usar uno y me acerqué a alguna boutique a ver modelos. En mi cumple, mi hermano me regaló uno de esos ultra delgados, pero me lo robaron (mentadas de madre al patético gobierno de Miguel Ángel Mancera) y el asunto quedó pendiente.

Al estar viendo modelos, decidí que no había ninguno que tuviera algo que me llamara la atención. El mismo Jean-Claude me dijo que el celular era para ver la hora, el reloj tenía que comunicar algo más… y para eso, el único que pudo haber llamado mi atención era el cuadrado de Ingersoll -cuadrado- del Mickey Mouse… no por otra cosa sino porque este lo utilizó Bob Geldof cuando interpretó a Pink Floyd en Pink Floyd: The Wall.

reloj01

Pero hacerse de este modelo se me hizo imposible, uno parecido que estuve a punto de comprar costaba el doble traerlo a México.

Habiendo olvidado el tema, un día me quede viendo los famosos apple watch y me parecieron espantosos, el único reloj cuadrado que un hombre puede utilizar es el citado de Ingersoll, pero me dio a pensar que quizá uno de esos relojes inteligentes podía ser la respuesta porque no solo dan la hora sino que…. ¿qué mas hacen?

Y entonces llegó mi entrevista con el Ironman Luis  Álvarez… que Luis no es cualquier tipo, no solamente se avienta estas competencias en que se nada, se corre, se anda en bicicleta y todo por kilómetros y kilómetros, además se avienta en paracaídas, sube grandes montañas (el Everest está en su lista de checks) y es un hacha… cuando le pregunté qué se necesitaba para comenzar a vivir una vida muy sana, me señaló su Timex y dijo “uno de estos”… que te toma la presión y te dice cuántos pasos has dado, si te mueves lo suficiente.

Hecho, el tipo me vendió la idea del smartwatch en diez segundos.

Ahora quedaba la pregunta ¿cuál? Obvio, el apple watch estaba descartado porque es cuadrado (y por ende, pinche).

relojintligente03

Entonces llegó FIAT Chrylser Automóviles que traen a México los autos de Mitsubishi y me invitaron a manejar su nuevo Mirage y como agradecimiento que les di dos días de mi vida, me regalaron un reloj, un Moto 360. Asunto solucionado.

La primera gran utilidad del asunto fueron las aplicaciones que tienen que ver con la actividad física, sobre todo la de los pasos que uno da al día (a los dos días anduve dando vueltas por Reforma gracias a que la gente del Sheraton me obsequió una noche en su hotel del Ángel y desde entonces no he caminado tanto). Luego el controlar al teléfono desde el reloj, muy útil para sacar fotos e incluso el Spotify.

El leer notificaciones resulta muy útil cuando, por ejemplo, uno va manejando y en el reloj uno ve parte del mensaje -y le puede uno dictar incluso la respuesta, que en mi caso casi no utilizo- con el inconveniente que, en una reunión, todo el mundo puede ver quién te escribe y parte de lo que te escriben… lo que, por cierto, me lleva al gran inconveniente de tener uno de estos relojes: verán, yo considero de poca educación cuando estoy con alguien, el estar viendo el teléfono y consideré que sería mejor pre visualizar los mensajes en el reloj, pero cuando estoy -por ejemplo- en una comida, asomarme al reloj para ver quién escribe o llama… pues la gente no sabe para qué veo el reloj y el mensaje que termino mandando es que veo la hora a cada rato y eso resulta aún peor que el sacar el teléfono.

Lo anterior me ha llevado a descartar el estar viendo las notificaciones en el reloj cuando estoy con alguien.

relojinteligente02

Y estaba convirtiéndose en un motivo para olvidar del todo el reloj hasta que me puse a jugar con las carátulas, hay unas que vienen gratis y otras tantas que se pueden comprar; uno puede tener una carátula de un reloj deportivo, imitar un viejo Casio (que por cierto, hace poco estuvieron de moda los Casio retro) o de plano soñar con un Audemars Piguet o en mi caso con un Panerai… y estaba yo viendo las posibilidades cuando encontré una aplicación para diseñar carátulas y compartirlas ¡y alguien había diseñado ya una carátula con Mickey Mouse! Así que no pude haber hecho mejor elección para un reloj en el que, por cierto, rara vez checo la hora.