Café Society (2016)

Nunca he sido fan de Woody Allen más allá de las tiras cómicas que leía en el periódico en los años 80. Es decir, generalmente me gustan sus películas, pero no soy de los que las ha comprado / rentado o visto varias veces. Eso sí, me gustan, pero a secas.

Dicho esto, me animé a ir a ver Café Society, la nueva producción para la cual reclutó a Kristen Stewart, Jesse Eisenberg y Steve Carell. Según él, no sabía de la participación de Stewart en la saga de lobitos y vampiritos de Crepúsculo (muy a lo Juan José Arreola: “no la conocía”). Creo que tampoco habrá visto la nefasta interpretación de Eisenberg como Lex Luthor en Batman vs Superman… pero Steve Carell es garantía (les recomiendo ver sus improvisaciones cuando trabajaba en The Daily Show).

cafesociety01

La película trata Bobby, quien llega a Hollywood desde California para buscar fortuna en la agencia de representación de artistas de su tío Phil. Ahí conoce a Vonnie y se enamora de ella. De ahí en adelante se da una historia de amor, con su necesario trío tormentoso.

La historia va contada de forma lineal, con los flashbacks marcados y sencillos. E incluso el enredo amoroso es fácil de seguir aunque luego de un rato se vuelve predecible. Me gusta cómo una y otra y otra vez Woody Allen se pone en pantalla, esta vez encarnado por Bobby, quien hace de Allen bastante bien (de hecho se parece mucho a su Lex Luthor) y ayuda mucho -y es parte del encanto- que Woody Allen narre la cinta.

Así no queda lugar a dudas de por qué pasa lo que pasa… aunque en cierto momento ya sabemos a dónde va a parar la historia.

cafesociety02

De los triángulos amorosos que se ven en la película, el que se ven involucradas Kristen Stewart y Blake Lively es el que más me sacó de onda, porque Allen explica de la belleza arrebatadora de una y de otra y si ese es el argumento, Stewart no tiene nada que hacer junto a Lively… creo yo.

Hasta el momento en que me senté a escribir esto estaba molesto con la aparición de la estrella de la saga Crepúsculo en esta película, el argumento de que Woody Allen la conocía no de ahí sino de Advetureland no me acaba de convencer… pero ya pasada la emoción, quizá así atraiga a un público más joven a ver su película y quizá así se enteren de lo que es un buen argumento llevado al cine, con gran cantidad de ideas y tramas alrededor de la principal, donde los buenos no siempre ganan y lo que es más, que una película sin buenos ni malos es aún mejor que las del mainstream mundial.

Por cierto, que la película transcurre con una crítica a la sociedad alta del blof, de los cafés de sociedad, de los lugares a los que hay que ir a ver y ser vistos… y de lo fácil que es -una vez dentro- quedar inmerso en la candileja artificial.