La muerte de Fidel Castro

Mi abuelo decía que era su primo. Juan Reymundo Castro le envió alguna carta a mi mamá deseando que Fidel y Raúl se dejaran de tonterías o los iban a matar, esto, antes de ser noticia mundial, mucho antes de que triunfara la revolución y le impusiera a todos en la isla su ideología, cuando era un mugroso idealista luchando en la sierra,

Mi abuelo era un sujeto singular, a más de 30 años de su muerte, en Frontera, Tabasco todavía encontré quien lo recordara… “ave de tempestades”, nos dijo un viejito que se acordaba de él, “una vez una víbora lo mordió y se murió la víbora”. El caso es que tomo con reservas las palabras de mi abuelo, pero de vez en vez me gusta pensar que Fidel Castro fue mi tío.

Es fácil caer en el romanticismo de quien lucha contra el sistema, el ‘Ché’ Guevara y Fidel Castro están entre las figuras que más fácil capturan la imaginación, a quien en los años 70 era más fácil admirar (sobretodo si se estudiaba en el Colegio Americano). Alguna vez escuché la frase: “quien no era comunista en los 60 no tenía corazón… y quien siga siéndolo ahorita, no tiene cerebro”.

Luego me enteré que el personaje que tan bien escribía como el Ché, en realidad era un pésimo militar y peor administrador. En Cuba no solo casi quiebra al recién estrenado gobierno sino que se dedicó a mandar fusilar gente. Eso no le quita que escribiera bien bonito y que capturara la imaginación de millones alrededor del mundo.

Lo mismo con Fidel, cuya figura era símbolo del anti imperialismo, de la resistencia, de quien lucha por los pobres (en parte porque gracias a él toda la isla de Cuba era pobre).

Pero el reconocerlos como símbolos no quiere decir que no veamos sus terribles defectos.

O que los reconozcamos como lo que eran, porque de entre los dictadores, Fidel era mi dictador favorito. Porque hasta eso, no cualquiera es un buen dictador. Leo a Leo Zuckermann quien compara las dictaduras de Fidel y Augusto Pinochet, cuando este último fue un remedo de dictador, sí, mandó a matar harta gente y hizo de la chilena una de las mejores economías del continente… pero ¿hacer un plebiscito para ver si se queda o se va? ¿Qué mamada es esa? No, un dictador muere como Stalin: en el poder y causando tanto miedo que nadie abría la puerta para si estaba bien el viejito.

O Francisco Franco, ese era otro pedazo de dictador.

Si bien Fidel me decepcionó cuando cedió el poder a su hermano, el nepotismo dictatorial me hizo perdonarle y el que después de una dictadura tan larga muriera en su cama, me hizo refrendar su posición entre mis dictadores favoritos.

tiofidel01

Sí, fue un tirano que supo conquistar la imaginación de millones (sobre todo de millones que no vivimos en la miseria de una economía que jamás desarrolló infraestructura porque estaban muy cómodos siendo mantenidos por los soviéticos); fue un dictador que se opuso con todo a la dominación americana y que casi siempre se salió con la suya. El todo poderoso imperio norteamericano no pudo con él, aunque esto costara a los cubanos lo que les costó (a veces parecía que Fidel y no EUA era el enemigo del pueblo, pero así son los tiranos).

Alguna vez mi mamá trató de contactar a Fidel para corroborar las historias de mi abuelo. Dejó en el Palacio de la Revolución una carta para Fidel, de la que no tuvimos respuesta, pero aún así la historia era buena porque mi abuelo la urdió cuando Fidel apenas reclutaba gente en México para irse a la isla a imponerles a todos su ideología.

Alguna vez mi sobrina jugaba con un avión inflable -tenía como tres años- y le pregunté a dónde iba a viajar en su avión. “¡A Cuba!” me contestó, a lo que siguió mi cuestionamiento: “¿Vas a ir con Fidel y con Raúl?” a lo que inmediatamente dijo: “No, qué miedo”.