Americans at War

Llegué al historiador Stephen Ambrose ví­a la televisión (soy generación x) y quizá en mi generación no podrí­a ser diferente porque la miniserie, producida por Tom Hanks y Steven Spielberg para HBO, Band of Brothers, está basada en el libro de Stephen E. Ambrose del mismo título.

La serie resultó tan buena que compré el libro y de esta manera­ conocí el trabajo de este historiador americano, que más por gusto que por trabajo, se hizo experto en la historia militar de su paí­s.

Luego de leer Band of Brothers leí The Wild Blue, que me decepcionó, pues se trataba de la historia de un piloto del montón que, al momento de ser publicado el libro, estaba contendiendo por la Presidencia de Estados Unidos y al que Ambrose de esta manera quiso ayudar (o tal vez le pagaron por este).

Decepcionado de Ambrose, dirigí­ mis lecturas hacia los protagonistas de su primer libro, quienes escribieron sus memorias ayudados por alguien más, pero hace alrededor de seis meses me topé con este libro en Amazon. Desde hace un tiempo, hay que decir, Amazon tiene esta nueva herramienta llamada search inside para que uno pueda hojear los libros antes de comprarlos, justo como en las librerías y que era, en parte, la emoción que le faltaba a la tienda en lí­nea.

Lo primero que vi, en el índice, fue que el libro trataba poco de la Segunda Guerra Mundial y comenzaba con uno de los periodos que menos entiendo de la historia norteamericana, la guerra civil. Las dos o tres páginas que pude leer en lí­nea me brindaron no solamente una visión más clara de lo que era la guerra civil sino que, como excelente maestro, Ambrose hizo que me interesara el tema… y, obvio, compré el libro, que es una recopilación de ensayos escritos por el autor a lo largo de más de una década y publicados originalmente por separado.

Comienza el libro con una entrañable introducción donde explica el autor por qué se hizo historiador, qué fue lo que lo motivó y dándole crédito a los maestros que le entusiasmaron a “incrementar el conocimiento del mundo”.

americansatwar01

El libro trata el sitio de Vicksburg, donde se explica la grandeza de las acciones militares de Ulises S. Grant en las batallas decisivas de la guerra civil; como contraste, el siguiente ensayo trata de desmitificar al General Custer, figura heróica de la misma guerra a quien Ambrose califica simplemente de un pelmazo más preocupado por su imagen que por sus hombres, eso sí­, muy valiente… idiota, pero muy valiente.

Los siguientes cinco ensayos los dedica a la Segunda Guerra Mundial, un poco desde el punto de vista intelectual. En el primero critica duramente a Roosevelt por su falta de liderazgo ante Hitler, a quien dejó avanzar por toda Europa sin decidirse a entrar a la guerra, que al parecer querí­a evitar no importando lo que sucediera con sus amigos ingleses, a quien habí­a prometido ayudar en caso de agresión.

Luego examina el papel de la inteligencia en la guerra y el cómo se consiguió acabar con Alemania, tratando asuntos que la historia parece olvidar, como la decisión de Truman de dejar que los Soviéticos tomaran Berlí­n (un gran debate que ha sido, en parte, borrado de la historia), así­ como el debate alrededor de la decisión, también de Truman, de arrojar la bomba atómica en Japón… que, curiosamente, según Ambrose, no sólo
ayudó a terminar con la guerra sino también a que los japoneses y americanos se entendieran mejor al finalizar el conflicto.

Como biógrafo de grandes líderes, Ambrose deja acá dos ensayos dedicados a tres de los grandes líderes que tuvo el mundo en la última guerra mundial: Eisenhower, Patton y McArthur… personalidades muy distintas, contrastantes, que a fin de cuentas trabajaban en un mismo sentido. Todo, contado en el estilo ameno, divertido y lleno de significativas anécdotas de Stephen E. Ambrose.

Repasa también la Guerra de Vietnam (las atrocidades de My Lai), la formación del Tratado del Atlántico Norte y termina “cuando uno cree que el libro ya va de bajada” con un excelente, precioso ensayo sobre la Guerra Fría y se cuestiona, con muy buenos argumentos si en realidad Estados Unidos ganó esa guerra…

Aunque aquí y allá hay cosillas que no laten, como el que se crea que el sistema demócrata americano puede ser exportado al mundo (yo creo en la democracia, pero NO al estilo americano, que además a punta de pistola quieren que el mundo adopte), el estilo en sencillamente buenísimo, sus argumentos esconden la investigación y sabiduría de Ambrose en los temas que toca… como lector inculto a mí sólo me tocó darle la razón en casi
todo, menos en su último ensayo en donde se lanzó, quién sabe por qué, a hacerla de profeta, a contar cómo serí­an las guerra en el Siglo XXI (esto, alrededor de 1992, recién acabadita la primera Guerra del Golfo) y pues no le salió absolutamente nada, eso pasa cuando el historiador se lanza fuera de su terreno que es la historia.

Para terminar, les quiero decir que este libro me volvió a entusiasmar con el trabajo de Ambrose, pero ahora, en lugar de pedir libros así nomás porque me gusta el tí­tulo (como The Wild Blue) lo haré comenzando por sus clásicos.