¡Gracias Big Papi!

Como aficionado de los Medias Rojas de Boston, siempre fue difícil asimilar las derrotas. Mi equipo nunca llegaba a la Serie Mundial y cuando llegaba, se las arreglaba para perder ¡y qué manera de perder! Siendo niño está complicado irle a un equipo así.

En 2003 el equipo fue derrotado en la antesala de la Serie Mundial por su acérrimo rival, los Yankees de Nueva York de la peor manera posible, pero la verdad es que ya estábamos acostumbrados. Y cuando en 2004 los mismos Yankees, en los mismos partidos para llegar a la Serie Mundial, le iba ganando tres juegos a cero (la serie es a ganar cuatro de siete juegos) a los Medias Rojas, también parecía normal.

Ahí fue cuando comencé a fijarme en el número 34, David Ortiz, de los Medias Rojas fue en ese 2004. En el momento justo, cuando todo estaba perdido, llegó este hombre y bateó como los grandes… Boston ganó ese partido y los tres siguientes… y en la Serie Mundial barrió a los Cardenales de San Luis (la primera vez que ganaban la serie desde 1918).

bigpapi01

Con la presencia de Ortiz algo cambió en la mentalidad del equipo, que ganó nuevamente la Serie Mundial en 2007 y 2013. De pronto todos le tenían miedo al equipo que siempre había perdido y cuando este enorme dominicano iba a batear, sabíamos todos que veríamos un espectáculo.

En la Serie Mundial de 2013, el catcher de los Cardenales de San Luis, estando al bat Big Papi, se acercó al umpire y le dijo: “este tipo es increíble” y aquél respondió: “sí, es divertido verlo”. El elogio del rival se me figura el mejor ejemplo de lo que consiguió David Ortiz en su carrera.

A inicios del año anunció su retiro este año, ya con 40 años está en edad… y dio la mejor temporada de su vida. No se retiró como Ted Williams (el mejor bateador de la historia), que lo hizo con un home run en su último turno al bat, pero ver -aunque fuera en la tele- su último at bat fue entre triste y fabuloso porque se retira en lo más alto, no dando lástimas, sino causando asombro y eso hay que aplaudirlo.