Guaraná Antártica (Brasil)

Tiene buen gas y al principio (para el paladar no entrenado) parece que es Ginger Ale, pero sabe de inmediato la otra fruta que supongo será el guaraná, porque en mi dieta el guaraná no acompaña gran cosa mi desayuno. Es mucho muy ligero y referscante porque el azúcar está en su mínimo (que no implica que no tenga).

Tiene una muy buena cantidad de gas, eso sí, se llena el vaso apenas se sirve y la burbuja gorda y constante se queda y sigue surgiendo. El color es dorado obscuro, que en lo personal me recuerda al Sidral Mundet (que mi mamá me daba cuando me ponía malo de la panza).

La probé a punto de estar congelada y me pareció genial, pero a medida que se va calentando y perdiendo burbujas, la terrible realidad de sus 36 gramos de azúcares va emergiendo. Entonces parece más un refresco mexicano y me congratula (a final de cuentas no somos tan distintos) y el sabor me recuerda entonces un poco la Yoli e incluso el Jarochito, refrescos que se distribuyen en el sur de México.

Guarana01

350 mililitros después (porque parece que se van haciendo chicas las latas más grandes, excepto para Pepsi), mi cuerpo tenía 20 miligramos más de sodio y los mencionados 36 gramos de azúcar más. La sed no se me había quitado, pero está bueno para un antojo, para refrescarse la primera mitad del refresco y para darse cuenta que, después de todo, nos podemos entender bien con los brasileños aunque no hablemos ni pizca de portugués.

Como muchos -no todos- los que venden agua con azúcar, le hacen mucho a la mercadotecnia y estos han de gastarle porque son producto oficial de la verde-amarela.