Dos 7Up / Ten y Cherry

La 7Up siempre me ha parecido una segunda opción, en serio, incluso una segunda opción al Sprite que hace la competencia. No sé si no me he fijado, pero el 7Up no ha tenido nunca variantes de sabor y no había visto yo una edición baja en azúcar o algo por el estilo.

Gracias a las tiendas Chedraui fue que me hice de este par de latas que, debo confesar, compré más porque son variantes de la 7Up que porque se me antojaran. El ver una bebida de cereza generalmente me provoca un poco de asco, esto porque mi primera referencia es la Cherry Coke que funciona más que como bebida refrescante, como un eficaz vomitivo.

La 7Up Ten es parte de un grupo de bebidas Ten, con únicamente diez calorías (Canada Dry, Sunkist, A&W,y RC). 45 miligramos de sodio (en 355 mililitros de refresco) y 10 calorías, solamente tiene dos gramos de azúcar, lo cual es un logro aunque sí se nota medio aguada. Como todos los refrescos americanos tiene poco gas y naturalmente poca azúcar; el sabor lima limón está allá lejos, casi desdibujado, pero mucho muy frío sabe bueno y sirve para un buen anotojo sin empalagar.

La Cherry 7Up promete 140 calorías y 38 gramos de cardiaca azúcar en sus 355 mililitros, con 40 miligramos de sodio. Solo de ver esto se antoja un shot de sabor jarabe para la tos, justo como su prima la Cherry Coke (que, como dije, es un porquería). Pero no. Para mi sorpresa está muy alejado de aquella noción y entrega un saborcito agradable de paleta roja de caramelo (sin tanta azúcar).

7Up2

Me pregunto cómo le hacen los gringos para tener tanta méndiga azúcar en sus refrescos y que sepan menos dulces que los de acá (que tienen más o menos la misma cantidad de azúcar).

No está precisamente buena, pero como curiosidad valió la pena. No se me ocurriría en un millón de años para quitar la sed o algo por el estilo, pero si le pensamos un poco -que no lo pienso hacer- quizá podría encontrarle incluso con qué maridarlo, quizá con algo salado (¿un hot dog sin nada de catsup?).

Después de este pequeño experimento, de lo que estoy seguro es de voy a seguir paseándome por los pasillos del Chedraui buscando de estas tonterías.