Lágrimas en la Lluvia

Tengo que decir que el remate anual de libros en el Auditorio Nacional se puso muy bueno, yo me hice de un buen de libracos y en una pasada por una de esas montañas de libros que todos venden, apareció este de Rosa Montero, que escribió el primer libro electrónico que leí (bueno, ella lo escribió de alguna manera, yo lo leí en el iPad): La ridícula idea de no volver a verte.

Como aquél es un pedazo de libro, no pude dejar de comprar este… pero como siempre, ahí se estuvo esperando a que terminara de leer todo lo que tenía que terminar de leer. Y sí, un par se saltaron la fila. Pero una vez que llegué me encantó, e insisto, yo no leo novelas (el libro citado es la historia de Marie y Pierre Curie) pero de vez en vez me doy una escapada y la verdad es que esta valió mucho la pena.

Contrario a lo que esperaba, se trata de una novela de ciencia ficción y lo primero que me llamó la atención es la rapidez en que Rosa plantea el tiempo y la circunstancia en el año en que se desarrolla la novela. Basta un par de páginas para que sepamos cómo está organizado el mundo, sobre la existencia de humanos ‘artificiales’ que se llaman reps y que viven únicamente diez años.

LagrimasenlaLluvia

Las ideas seminales, me parece, las sacó Montero de la película Blade Runer, pero lo hace mostrando las cartas porque en un pasaje se cita la frase de la película que da título al libro, más transparente no se puede ser. Y la maestría con que lo menciona y como, insisto, construye este mundo, es de dar gusto porque no se detiene demasiado en explicaciones científicas o técnicas y para agregar contexto a la novela utiliza fragmentos de un supuesto archivo con la historia de la humanidad que uno de los personajes se encuentra editando… de manera muy conveniente para el lector.

Lo distinto del libro es que la reflexión se da dentro de la ficción, es decir ¿cómo toma un ser reflexivo el saber exactamente el tiempo que durará su vida? No exactamente día y fecha, pero sabe que después de tantos años enfermará y morirá. Y todo ello en medio de una investigación, porque la protagonista, una rep llamada Bruna Husky (me encanta que el twitter de Rosa sea @BrunaHusky) es una detective privada.

No me extrañó pues, averiguar después que el libro ha sido bien editado y traducido, porque está muy bueno (hay una adaptación al cómic, que no se me antoja para nada). Hay libros en que ‘entrar en la convención’ para disfrutarlo es una necesidad, en este no tanto, porque la estructura está tan sólida que las dudas amorosas de una humana ‘artificial’ en enero del año 2109 interesan de repente mucho más que el fondo sobre el cual se desarrolla la acción.

De las imágenes de arriba, la edición azul con el osito es la que yo tengo, la blanca del lado derecho es una nueva edición… y hay una nueva edición porque Montero ha publicado El Peso del Corazón, que es el regreso de Bruna Husky y obvia continuación del libro del que recién les conté… y no puedo esperar.