El mejor jugador del mundo

Leonel Messi se enfiló para tirar un tiro penal como lo ha hecho cientos de veces en su vida, ante estadio lleno, en una final (eso quizá ha sucedido docenas de veces). El portero del otro lado era su compañero en el Barcelona, el chileno Claudio Bravo. Messi tiró, y Bravo no la alcanzó, pero la pelota se fue lejos lejos lejos… por arriba de la portería hacia la tribuna.

Los chilenos habían fallado ya un penal, así que el error de Messi significó, más que perder, no aprovechar el error del rival y seguir empatados luego de un partido entero de 90 minutos y 30 minutos más de tiempo extra. Luego Lucas Biglia falló para Argentina de nuevo y los chilenos no volvieron a fallar, coronándose campeones de la Copa América (llamada Centenario porque cumple 100 años y se aprovechó para hacer más dinero jugando por dólares en Estados Unidos e invitando a México con todos sus patrocinios y la chiquillada de Concacaf que le acompaña para no verse tan obvio).

Aunque Lucas Biglia fallara el penal decisivo todos se fueron contra Messi y las portadas del día posterior son de cómo el mejor jugador del mundo lloraba ante la pérdida -otra vez- de una final. Ya perdieron otra contra Chile en Copa América y la que más duele contra Alemania en el Mundial. Y parece que Messi fue solo el que perdió.

Argentina78

El otro día me encontré con un anuncio de Michael Jordan, quien justamente habla de lo tonto que decir que tal o cual jugador son el mejor del mundo cuando el deporte es colectivo. ¿Quién ha sido el mejor equipo de la historia? pregunta él (claro, luego menciona los equipos en los que él jugó). Ningún ejemplo más bonito para esto que lo que le pasa a Christiano Rolando que con el Real Madrid ha ganado muchas cosas, pero que con la Selección Portuguesa no llega ni al Oxxo de la esquina… y Leonel Messi que con Argentina ha llegado a finales, pero las ha perdido (curiosamente el palmarés de Maradona es de un mundial ganado, pero a nivel de clubes sus campeonatos son menores con solo cuatro ligas ganadas y nada a nivel continental).

Insistir en quién es el mejor jugador del mundo se me hace una necedad, al menos en términos del futbol soccer y ahí están la Argentina de Messi, el Portugal de Cristiano, el Brasil de 1966 o las selecciones mexicanas de 1930 al 2016.

Si no hay equipo, no hay campeonatos.