Bridge of Spies (2015)

Me gusta culpar a las distribuidoras de todos los males de este planeta, pero en esta ocasión no puedo. Además la economía de Estados Unidos registró 250 mil nuevos empleos y una tasa de desocupación de poco más 5%… con eso no se le puede echar la culpa a un distribuidor de cine (ah, pero no tardarán en hacer una tontería).

Alrededor de 240 años después de su estreno en México, por fin vi Puente de Espías, una nueva colaboración entre Tom Hanks y Steven Spielberg que tiene como fondo la Guerra Fría entre Estados Unidos y un país que se llamó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La película es la segunda más mala de Spielberg en cuestión de ingreso en taquilla, a mí se me hizo muy buena.

Mark Rylance se ganó un Óscar a Mejor Actor de Reparto por su interpretación del espía soviético Rudolf Abel. A mí no se me hace para tanto.

BRIDGE OF SPIES

La película me llamó la atención porque yo crecí en medio de todo esto de la Guerra Fría, donde de nuestro lado del mundo los rusos eran los malos y los americanos los buenos… y como dice Roger Waters, “y esas porquerías”.

La historia es simple (en un principio), un espía ruso es atrapado en Estados Unidos y se le asigna a un muy buen abogado (dedicado a los seguros) que en lugar de ver que se le condene y mande a la silla eléctrica como todos esperaban, decide defenderlo al máximo de sus capacidades, que son muchas; todo a tiempo que un espía americano es capturado en la Unión Soviética y entonces Abel, el espía ruso, se convierte en moneda de cambio.

La película está bonita, es la Guerra Fría ‘a nivel de cancha’ con personajes que fueron clave en la política mundial de los años 50. Spielberg no se salva de impregnarle una gran moralina a su película y de volver a retratar a los rusos como inhumanos con las manos ensangrentadas, pero lo suyo es entretener con un thriller político y lo logra.

Patriot Files: on final approach

La ambientación les quedó rara, el Berlín de los 50 se ve bastante artificial, pero la escena en que derriban al avión espía americano vale la pena para los que nos gustan esas cosas.