Mexico City Series 2016

Escucho a Alfredo Romo, no siempre, pero lo escucho y me gusta su trabajo, tanto que me cae bien… en eso de hacer radio es importante caerle bien a la gente porque, la neta, yo no permitiría que alguien me acompañe en el coche de la oficina al trabajo así nomás porque sí, pero Romo me car bien.

Por eso me cayó pesado el saber que él le va a los Yankees de Nueva York. Yo no sabía que era tan aficionado al beisbol como para, estando en Boston, haber aprovechado para tomar el tour por el Fenway Park. Cuando le dije que yo le iba a los Red Sox de Boston (que juegan en Fenway) lo que él comentó fue: “un digno rival”. Eso pasa mucho en este deporte, otros de mis amigos (fan de Boston) lamentó vía Twitter el retiro de Mariano Rivera, ‘digno rival’ de nuestros bateadores.

Curioso porque conocí a Romo en el marco de una cena con jugadores de los Astros de Houston contra los Padres de San Diego en la llamada Mexico City Series, dos partidos de Grandes Ligas que, aunque están en lo que se llama Entretamiento de Primavera, la primera visita del mejor beisbol del mundo a México en mucho tiempo (son tiempos buenos para quien gusta del deporte al más alto nivel… la Fórmula 1 desde el año pasado, el basquet de la NBA, las Mayores y a final de año vienen mis Raiders de Oakland con la NFL).

Siempre que comienzan los rumores de estos eventos me pregunto ¿y en dónde será en partido? ¿a dónde vendrán? Con el Foro Sol hecho cagada para acomodar la Fórmula 1 había muy pocas opciones y la única real, el único campo verdadero de beisbol en la capital de la República Mexicana es el Parque Fray Nano que Alfredo Harp Helú le construyó a sus Diablos Rojos que es, por cierto, el único equipo de cualquier deporte que representa a la Ciudad de México.

Beis01Y allá vamos, el domingo al Parque Fray Nano a ver el beisbol (porque el sábado no fui por ir a ver Batman v Superman).

El parque es chiquitito, si el Minute Maid Park de Houston (donde juegan los Astros) se me había hecho pequeño, este lo es mucho más.

Pero como en muchas cosas, eso no importó por la buena entrada que hubo. Aunque el primer encuentro acabó 11-0 en favor de los Astros me cuentan que el partido estuvo más cerrado que el 21 – 6 con que San Diego se desquitó el domingo.

Aunque le dieron oportunidad a jugadores de ligas menores, ver a peloteros de nivel grandes ligas es estupendo, como ver la Fórmula 1 o la NBA si de automovilismo o basquet hablamos. Un par de lances, para sacar un out en primera que valieron el boleto (si hubiera pagado, claro, porque me invitaron) y la forma en que piensan estos jugadores es simplemente lo que los hace estar en donde están.

Para ver un encuentro de Grandes Ligas siempre hay que viajar (claro, se juega diario y hay boletos a veces desde 10 dólares) así que el que venga a tu casa y se esfuercen por pitchear bien, por fildear y correr las bases como se debe, con concentración. Y también fue una experiencia ver a varios mexicanos en el campo como Gerardo Reyes, pitcher de ligas menores (actualmente con Lake Elsinore Storm) que lanzó pelotas de hasta 95 millas por hora… claro, le recetaron un par de palos pero lanza unos cañonazos que cuando aprenda a colocarlos y a variar un poco la velocidad podría ser un buen cerrador de Grandes Ligas.

Durante la cena del viernes Gerardo me firmó una pelota que guardaré esperando que algún día, durante una Serie Mundial, la pueda presumir como presumo ahora que fui a la Mexico City Series.

Beis003