Airbus

Todo comenzó cuando conocí la obra de Takashi Murakami, siendo de su obra lo que más me gusta el 747, propiedad del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Con ¡Vamos allá! traté una aproximación a lo que yo entendí y lo que pude hacer.

Ahora esto es como un sobrante de aquél cuadro, esta vez con un avión (pero el mío sí es un avión), un Airbus A340-300 porque verán… a mí me apasiona todo esto de la aeronáutica y sé en qué modelos de avión he viajado desde el Boeing 727 de la primera ocasión hasta el Airbus A321 de la más reciente y no podía dejar esto pasar, así que ahí está el avión. Pensé durante algún tiempo si le pondría marcas o no ¿qué aerolínea sería? ¿una propia? Al final lo dejé sin marcas.

Los pretextos para los chorros de pintura los encontré en un viaje que hice en marzo a Hawaii y la vista que se tiene desde el Hawaiian Airlines volando de Maui a Big Island (a bordo de un ATR 42-500). Por eso el volcán.

No sé si seguiré explorando por esta vía o regresarme a mi banda de jazz.