La Etapa Crayola

Antes de volcarme al óleo, tuve un periodo extraño en que me obsesioné con los crayones de cera. No recuerdo cómo fue que comenzó la idea y cuando fue que primero la ejecuté, pero recuerdo haber apartado tapas de cajas, cartones, casi cualquier superficie en que se pudiera encajar bien la cera de una Crayola para una tarde dedicarme a dibujar cualquier cosa que pasara por mi cabeza.

Mi primera obsesión fueron, no sé por qué, las Chicas Superpoderosas (The Powerpuff Girls) y Vincent Van Gogh. No me pregunten de dónde salió la relación, pero por entonces me aventaba con los crayones paisajes con cipreses y trigales y encima le endilgaba alguna de las Chicas, siendo mi preferida Bellota. No les comparto hoy una de esas imágenes -regalé la mayoría, pero quedó en mi poder alguna por ahí- sino una aproximación a los famosos girasoles del pintor holandés.

Crayola01

El resultado es curioso más que nada por el cartón blanco en que dibujé estos girasoles. Es el fondo de una caja de algún electrónico con las orillas (que no aparecen) todas mochas y maltratadas. Posteriormente ya me compré cartulinas y cartoncillos para no andar usando basura y pasé de Van Gogh y las caricaturas a otro tipo de obsesiones.

El tema del conejo, que posteriormente traté de ejecutar al óleo (como ya les platiqué) y surgió de una petición de Irán (no sé cómo se apellidaba, la vi una vez y no supe qué se hizo de su vida), por eso es que estos conejos se llaman Conejo de Irán, no es por el país -en donde dudo que existan los conejos- y la primera aproximación al tema conejil fue este.

Conejo

Si lo notan, lleva incluso una zanahoria. Lo demás son figuras sin ton ni son. Esta y la siguiente (que no tiene título) las hice en el llamado papel cascarón, que yo creí iban a brindarle cierto juego azaroso a la forma en que se presentan los colores, ya que quedan espacios en blanco en cada trazo, pero el papel cascarón es un asco y no sé para qué demonios pueda ser utilizado.

Esta que no tiene título también son figuras sin ton ni son. Es un poco un coqueteo con el cubismo, pero sin decidirme del todo a ello.

Sin Titulo011

Por aquellos días en que estaba yo obsesionado con las Crayolas leía las historietas de El Bulbo, personaje creado por Sebastián Carrillo (Bachán). La historieta era absolutamente genial, fresca, innovadora y una propuesta mexicana que estaba seguro iba a terminar cambiando y renovando el cómic mexicano; tengo todos los números que salieron de esta malograda serie

Bulbo

Aquí está mi versión del Bulbo, nuevamente en cascarón, con el cuerpo amarillo de tal forma que dejé medio crayón ahí. Me gustó cómo quedó la capa, no así su escudo. Cuando llegué a enseñar este dibujo la gente me preguntaba qué era y hubo incluso quien me preguntó si era un condón. Yo sonreí porque el Bulbo no vino a cambiar la historia del cómic mexicano, pero que si vaya que tiene un potencial enorme, quizá en el cine, tan pobre el medio, tan mediocre en sus argumentos que siempre voltea a ver a la historieta para que le rescate.

Alguien con algo de visión seguro aprovechará al personaje algún día.

Esto de la historieta era otro tema que me mantenía ocupado en esos días. El consumir cómics del Hombre-Araña me llevó de necesidad a los Bullpen Bits, pequeñas viñetas creadas por Chris Giarusso, que trataba de los héroes de Marvel en su versión infantil (algo así como los Baby Muppets, pero con Spider-Man y los Avengers). Nuevamente creí que la serie tendría más éxito, sobre todo cuando salió la historieta Giant Size Mini Marvels #1… pero no hubo #2.

Spidey

Más que la figura del Spidey de niño (lo negro es tinta china), lo que vale la pena de este dibujo en particular es el fondo. Estaba yo empeñado en utilizar absolutamente todas las Crayolas que pudiera. Posteriormente realicé ya sin pretextos un dibujo en que utilicé las 64 Crayolas que tenía yo entonces (luego pasé de los 200)… porque ese era en verdadero propósito del asunto, utilizar todos los crayones.

La etapa de la Crayola pasó y le regalé a mi sobrina todos mis crayones. Haciendo arqueología las semanas pasadas fue que di con estos ejemplos y un par más que aquí les comparto. Son de otra época en que me empeciné con los bolígrafos Bic (en los años 80). Este morado en dos partes (en realidad tres) está formado en su parte izquierda por recortes de lo que iba yo dibujando en los cuadernos, de hecho es un collage de dibujos varios con la misma temática pues en esos días la silueta del piano y la batería me tenían un algo ocupado.

Unos años después en un cartoncillo ilustración hice los mismos dibujos en otro tono de morado (era eso o que la tinta cambió de color con el tiempo).

Siguió a estas dos una tercera con el mismo tema (incluyendo el sobre), pero en óleo que no sé en dónde quedó.

DeMorado

 

Y también encontré esta otra también en tinta de bolígrafo y Prismacolor. No confío mucho en mi memoria pero creo que este dibujo (en cartoncillo ilustración) era al principio de el submarino porque entonces (1989) acababa de ver la serie Das Boot y traía yo algo con los U-Boat… pero el dibujo me quedó con mucho aire y en lugar de cortarlo decidí poner en la parte superior… ehhh.. mmm… ¡una pirámide! ¿por qué no?

Submarino