Bla, bla, bla, Tigres Campeón

Hace una semana, con todo el show del encuentro del Club América contra el Club Universidad Nacional del campeonato de liga del futbol mexicano, escribí en Facebook, “Bla, bla, bla, bla… y el Club Universidad Nacional AC está en la final”.

Al momento en que escribo esto el dólar se vende en México por 17.64 pesos (se ha recuperado 30% de las caídas de la semana pasada), pero el petróleo sigue cayendo y al menos el Brent se vende en 37.72 dólares por barril.

Dicho esto, los Pumas de la Universidad llegaron la final y sin meter las manos en el partido de ida, jugando a nada, perdieron 3 a 0. Necesitaban meter cuatro goles en el partido de vuelta y que no les anotaran ninguno.

Parecía una cosa imposible, pero con “garra y determinación” lograron meter los 4 goles, pero Tigres metió 1… se fueron a penales y fallaron dos, Tigres ninguno y el esfuerzo, la garra y la determinación no sirvieron de nada.

Desde la noche misma de la final muchos aficionados Pumas se mostraron orgullosos de su equipo y bla, bla, bla. Recuerdo las cosas que leí cuando en el mundial de Sudáfrica, la selección mexicana empató con los locales y la gente festejaba… la mediocridad de empatar sin goles contra un debutante en mundiales. Igual que decir que Miguel Herrera hizo un gran mundial en Brasil cuando la selección fracasó a todas luces como fracasa cada cuatro años.

#VamosporlaOctava era el grito de guerra en redes sociales de los aficionados Pumas. Los Tigres ganaron apenas su cuarto título, el segundo en este siglo, jugando también basura en el partido de vuelta de la final en que perdieron 4 a 1 pero son los campeones.

Me gusta esa frase “el segundo lugar es el primero que pierde” y eso de festejar las derrotas ya me tiene hasta el keke.