Spiderman: Requiem

No es una novela gráfica y por momentos lamento que no se editen muchos más de estos libros de súper héroes. Yo no sabía que estas novelas existían hasta que mi papá (como toda su vida, promotor de mis lecturas) llegó de algún viaje con el libro Spider-man: The Lizard Sanction de Diane Duane y me pareció fantástico.

Entonces me volví aficionado de estos poco comunes libros y los compro cada que están disponibles. Pero como ya les he contado varias veces, se me acumularon hartos pendientes por leer y este y Spider-man: Drowned in Thunder se quedaron más de dos años en una pila de libros a los que estoy dando celeridad.

Los cómics me han encantado toda la vida y he disfrutado en distintos niveles las películas del Hombre-Araña, pero estas novelas dan la pauta a que el autor diga lo que el personaje está pensando y sintiendo y en esta en particular, Jeff Mariotte la escribió en primera persona, así que el libro parece que está siendo contado por el mismo Peter Parker, que cuenta cosas como lo que se siente sudar con una máscara puesta o la reacción que la gente tiene cuando aparece Spider-Man.

Requiem01

En esta novela en particular combate fuerzas paranormales, Carrion y demás cultos extraños y a pesar que estas historias (en las que luego aparece el Dr. Strange) no me gustan, está llevada de forma muy amena, con un otoño en Nueva York que no se decide por llegar. Así, comenzando con el clima en la ciudad en el día en particular que se desarrolla la acción, con los problemas que debe enfrentar como Peter Parker (como sus clases en la Empire State University).

Mariotte tiene un momento en que, repasando la saga de los clones da cuenta del desastre de historia que organizaron los autores de los cómics en los 90 y principios de este siglo que llevaron a la editorial Marvel al desastre que eran cuando le vendieron todo a Disney.

El texto es divertido, amable, contado por el super héroe, que cuenta desde su vida como Peter Parker, su vida con Mary Jane, las clases que imparte en la Empire State University e incluso el clima de Nueva York al terminar el verano, que es un constante que va relatando el héroe que va sintiendo la entrada del otoño día tras día mientras recorre las azoteas de Manhattan.

Leí en la revista Wizard que no hay nada en el mundo de los comics más satisfactorio que una buena historia del Hombre-Araña… y esta es exactamente eso. Ojalá Disney retome estas novelitas pronto.