Coca-Cola (Londres, Inglaterra)

Le eché un sobre de azúcar ‘sin refinar’ a mi té… y nada.

Le vacié un segundo sobre y apenas comenzó a endulzar.

Hay que decir que cuando en el Reino Unido se dice té, se refieren a la planta y no a cualquier infusión (no hay té de manzanilla sino infusión de manzanilla) y son un pueblo que le hace muy poco al azúcar.

Así es como se explica que su Coca-Cola tenga tan, pero tan poco dulce (reportan sin embargo 10.6 gramos de azúcar en su porción de 330 mililitros, el tamaño normal europeo que es más chico que el de este continente); les contaba de la Coca-Cola de Canadá y esta tiene el sabor todavía más discreto, solamente un toque dulce -insisto, para el paladar de un mexicano- y me llamó mucho la atención que casi no tiene gas. Es más, la sirvo en un vasito de plástico y la espuma que se hace se disipa rápidamente.

CocaColUK01

Sabe bonito a nuez y me llamó la atención que en la lata la describen como “Sparkling Soft Drink with Vegetable Extracts”, contiene, según dice la misma lata: agua carbonatada, azúcar, color caramelo E150d, ácido fosfórico y saborizantes naturales, incluida la cafeína.

La porción de 330 mililitros tiene 42 kilocalorías y 10.6 gramos de carbohidratos, no reporta sodio.

Junto con la Coca-Cola egipcia, es quizá la más buena que he tomado.