Pendientes

En mi cuenta de Instagram, cada que me da la debilidad y compro libros, suelo declarar que los adquiero más rápido de lo que los leo.

Tener en el buró un par de libros pendientes para ser leídos está bien, pero a mí se me ha armado un verdadero borlote. ¿Cómo se me ha juntado tanto libro? Básicamente por indisciplina, porque creo que los voy a devorar y eso no ocurre, se quedan ahí esperando y no esperando un par de meses sino hasta años. Ahora que les conté de Beyond the Call,  ese libro fue el último que compré y aunque estaba leyendo Syd Barret, el Brillo de la Ausencia mismo que estuvo esperando en mi buró al menos tres años, Beyond the Call me atrapó y lo acabé antes (lo encontré en un viaje al cual llevé el libro de Syd para leer, lo vi en la tienda de un aeropuerto y ya no lo pude soltar).

No hace mucho vi la película The Equalizer y en él, el personaje interpretado por Denzel Washington está leyendo 100 libros, que él y su esposa habían comprado, todos clásicos de la literatura. Yo no me me propuesto leer 100 libros ni mucho menos, sino acabar con los que tengo en el buró, comenzando con la biografía del fundador del grupo Pink Floyd en el que voy algo avanzado.

Tengo una edición curiosísima de Las Grandes Entrevistas d la Historia, compilada por Christopher Silvester, ahí vienen lo mismo una entrevista a Marilyn Monroe que a Joseph Stalin e incluso a Karl Marx, este libro lleva cinco años fácilmente encima de mi buró. El Diario Íntimo de un Guacarróquer de Armando Vega Gil no me pregunten por qué lo compré, pero me encanta abrirlo en cualquier página y encontrar el pasaje más soez que he leído (sólo superado por la siguiente página).

Spider-Man: Requiem y Spider-Man: Drowned in Thunder son estas pequeñas novelas de acción editadas por Pocket Star Books, no son un cómic sino novelas con personajes salidos de las historietas, en este caso el Hombre-Araña. Ya he leído muchas de estas novelitas y siempre me he entretenido mucho. Con estos dos libros tengo al menos cinco años y al menos he tratado de comenzar a leerlos un par de veces cada uno.

Life lo he de haber comprado en algún aeropuerto también, se trata de la autobiografía del guitarrista de los Rolling Stones, Keith Richards. Como verán, soy amante de las biogafías y cuando me meto a una buena librería o a Amazon, suelo buscar qué nuevo hay en esta sección. Tengo dos temas recurrentes: el rock, la Fórmula 1 y la historia militar en cuanto a biografías se refiere.

PendientesLibros01jpg

Antes yo decía con toda autoridad: “yo no leo novelas”. Y es cierto, yo no leía novelas… hasta que me regalaron una novelita de Sophie Kinsella llamada Can you Keep a Secret? y me volví fan. Ahora en mi buró está esperando hace como dos años I’ve got your Number, novelita rosa de la autora y espero que, como todas, sea un divertido enredo. Siguiendo con las novelas tengo Cinder, Crónicas Lunares de Marissa Meyer, que creo que es el primer libro en español que pido a Amazon (por el tema de la Luna), también está Cloud Atlas, que tendrá año y medio o algo así, la película se me hizo complicadísima y casi no le entendí, espero que con el libro no me pase (a menos que esté más enredado); termina la lista de novelas Sueño con mujeres que ni fu ni fa de Samuel Beckett, lo compré hace casi dos años en el aeropuerto de la Ciudad de México, viajando a Guadalajara y me quedé empantanado en la página 56.

Hay dos libros muy mexicanos que he dejado relegados y deberían ser mi prioridad, el primero es Santo, el Enmascarado de Plata de Álvaro A. Fernández, que compré hace dos navidades en una librería del Fondo de Cultura Económica y Posada, Mito y Mitote de Rafael Barajas ‘El Fisgón’, uno de los tipos más inteligentes que he entrevistado, este libro está, además, preciosamente manufacturado por el Fondo.

Hay dos libros a los que no le he querido entrar, me da miedo, pero sé que le tengo que entrar. Love, de Leslie Morgan Steiner y Rosa Lilia, de Liliana Kavianian, son dos testimonios de dos mujeres que han superado el abuso (físico, psicológico, social) y que salieron adelante, el de Rosa Lilia es de una mujer nacida en una comunidad pobre en México donde el maltrato a la mujer es común, el segundo es el de una ejecutiva exitosa que tenía la particularidad de tener un marido que la golpeaba.

PendientesLibros03

En unos pendientes más amables (pero menos importantes) está la novela gráfica (en realidad una compilación) Omnibus: Amazon Spider-Man, un compendio de Marvel Cómics México que no recuerdo cómo llegó a mis manos y por qué está en esta pila de pendientes, no lo sé. Debajo están tres novelas gráficas editadas con el pretexto del 75 aniversario de Batman, se trata de The Dark Knight Returns (que ya leí en otra edición), The Court of Owls y Hush. De esta serie de novelas gráficas que tengo pendientes, la más importante es la obra de arte de Art Spiegelman, Maus, que me compré apenas este mes de marzo en Morelia… tengo que saber por qué esta obra es tan importante en la historia de la historieta.

Hay un libro de Jeremy Clarckson, aquél de Top Gear, que en realidad es un compendio de sus columnas publicadas en algún diario inglés. Y curiosidades varias como Soldados del Tercer Reich, The Late Shift -sobre la historia de los programas de televisión nocturnos en Estados Unidos- y Pink and Blue, un librito que explica lo de los ñiños van de azul y las nenas de rosa. Pornotopía es un ensayo de Beatriz Preciado sobre una revista que no es pornográfica y It’s What I Do la autobiografía de una fotógrafa (de guerra).

Completan esta lista dos de mis intereses de hace décadas: cómics y Fórmula 1. Primero está la historia de la Mujer Maravilla, The Secret History of Wonder Woman y Jim Clark, Racing Legend que comencé a leer hace seis años y al menos el inicio está infumable de aburrido… pero prometo intentarlo nuevamente.

Y así la lista de libros que leeré antes de comprarme el siguiente.