Diana Krall, Wallflower

No me pregunten cómo me hice fan de Diana Krall, pero me pasó y ya tengo varios discos escuchándola y cada que sale uno nuevo no puedo dejar de escucharlo. Claro, ha habido veces en que le tuerzo la boca, pero por lo general se me olvida y al próximo disco que ya se me pasó, sabe cómo reconciliarme.

Glad Rag Doll me pudo absolutamente, desde la foto de portada hasta todos y cada uno de los cortes, así que sin pensarlo me compré Wallflower, aunque tuviera covers. Y les explico, sí me molesta esta música ambiental que me ponen antes de que comiencen los eventos en que toman éxitos rockeros, poperos y a veces hasta punks y los ‘traducen’ al espantoso idioma de la música launge que pretende ser jazz… o algo parecido… y si escuchamos con atención este disco se aproxima a aquello, es más, antes del inicio de un evento de alguna marca automotriz o de tecnología podríamos poner el disco e Diana Krall y no pasaría nada… excepto que no sería molesto.

Leí en una crítica que Krall puede cantar el directorio telefónico y sería un éxito. No creo que sea para tanto, pero puedo asentir con la cabeza y agregar una sonrisa a esa aseveración.

La mejor muestra de que puede ser música ambiental la da al abrir el disco con California Dreamin‘ (sesenterísima rola de The Mamas and the Papas), pero Krall le embarra su estilo hasta debajo de los bemoles y la logra salvar. Pero con un par de temas como Sorry seems to be the hardest word (en el disco de lujo viene versión en vivo) la cantante hace una interpretación que a mí me llegó.

Podría contarles corte por corte, pero la que canta con Michael Bublé, Alone Again (Naturally) -que cantaba Gilbert O’Sullivan hace como 16 siglos y tres días- fue para revolcarme el corazón. Este disco lo puse para pintar un cuadro que luego les compartiré y simplemente al escucharla ya no pude seguir pintando (o nada).

WallFlower02

Después de Glad Rag Doll, este también me gustó mucho, no sé si sea mi favorito ya o sea la emoción, pero el disco está muy bueno.