El Taj Mahal

Cuando me comisionaron esta pintura dos cosas me vinieron a la mente: el color rojo y mis clases de arte en la primaria.

¿Recuerdan ese ejercicio en que en un cartón ilustración rellenábamos de color de Crayolas la superficia para después cubrirlas con tinta china y, una vez seco, tallar con un alfiler alguna figura? Bueno, no sé por qué las dos veces que realicé ese ejercicio en la escuela primaria, el tema de mi dibujo fue el Taj Mahal.

La gama de colores que utilicé aquí fue parecida a la que usé en mi pintura del puente George Washington de Nueva York. La técnica ya la había usado antes, principalmente en con barcos y la última vez con mi Angel Blue que ya les compartí.

TajMahal02

No sé si fue desgano no qué, pero al principio cuando tracé el cuadro se me ocurrió muy simple, quizá fue porque me remitió a una etapa cuando dibujaba a Crayola, no lo sé y luego cuando comencé a pintar el asunto nomás no y mientras más avanzaba más creía que este cuadro iba a terminar en mi sección de “pinturas de las que no me siento orgulloso”. Con algo de paciencia y mucho tiempo libre, animado por el nuevo disco de Diana Krall (luego les cuento) fui arreglando un poco el asunto a mi gusto, con cinta adhesiva pude corregir mi mal pulso, metiéndole un poquito de negro por aquí y luces por acá fui arrimando el asunto más a mi gusto.

Es extraño encontrar el tiempo para poder echarle gusto al pincel y esta pintura creo que puedo decir que la rescaté gracias a que tuve el tiempo (tomé una semana y dos cuartos de vacaciones), de poder sentarme frente a ella con un expreso y preguntarme ¿qué puedo hacer para que quede bien?

TajMahal02A

La historia del cuadro y por qué la India y el Taj Mahal fue porque he tenido mala suerte con ese país. La primera vez que estuve a punto de embarcarme vino una devaluación y ya no fui y la segundo, que fue una invitación, no la pude aceptar porque tenía un compromiso ineludible en la Ciudad de México. Quizá esto también influyó en el que me trabara con este tema.

La reconfiguración del acomodo en mi ‘estudio’, el hacerme de un nuevo set de pintura roja, el tiempo y Diana Krall me sacaron adelante para esperar a que esto seque (quizá le lleve tres semanas o un mes, porque tiene mucho impasto), pero al final lo llevaré a enmarcar y lo empacaré como todos los demás para que adorne algún otro lugar.

Aquí abajo les dejo la ilustración final de uno de esos lugares cuya silueta es tan distintiva que no hay que agregar nada.

TajMahal03